Carrito

¿Nos preparamos para el calor?

Inicio / Blog / ¿Nos preparamos para el calor?

 

Ya ha llegado la primavera y pronto vendrán los primeros calores del año… aunque, con el cambio climático,

hay veces que ya no sé en qué estación estamos. ¿No os pasa a vosotras?

Yo trabajo en casa, en un piso relativamente fresco. Por eso no tengo aire acondicionado, con un simple ventilador puedo pasar el verano. Con un ventilador, agua fresquita y algún que otro heladito, claro.

Pero todo el mundo no tiene esa suerte (para mí lo es). Y por suerte me refiero a las dos cosas. A trabajar en un lugar confortable como puede ser la propia casa (hay quien trabaja a la intemperie o el lugares con fuertes olores,…) y a no convivir diariamente con el aire acondicionado (que está en cafeterías, oficinas, tiendas, mercados…).

El aire acondicionado es realmente un gran invento, si no fuera porque, tal vez, hemos abusado un poco de él. En todas partes, a todas horas y, lo peor de todo, a toda paleta. Hay establecimientos donde lo ponen tan fuerte que hasta duele. Y luego sufrimos de dolor de cabeza, dolores musculares, de espalda, garganta seca…

Nuestra sociedad parece que no puede vivir sin él. Tenemos calor y queremos estar frescos rápidamente y en todas partes. La gran cantidad de aparatos, y que estén todos en marcha a la vez, hace que dentro estemos frescos pero fuera, cada vez haga más calor.

Y esto, el planeta lo nota.

Tal vez haya llegado el momento de buscar alternativas, formas de refrescarnos menos dañinas para la Tierra y para nuestro cuerpo. Como tener la casa bien ventilada o cerrar las ventanas y bajar las persianas durante las horas de más calor, que tengo comprobado que funciona muy bien… Seguro que a vosotras se os ocurren otras…

También podemos recuperar el abanico.

No sólo un complemento estético, sino la manera más fácil y limpia de refrescarnos. Además, es barato, lo hay de diversos tamaños y colores y te lo puedes llevar donde quieras.

Yo tengo varios. Uno de propaganda, otro me lo dieron en unas bodas de plata, otro lo compré en un mercado de artesanía, está pintado a mano… y, el más especial me lo regaló mi madre, como recuerdo de un viaje que hizo a Andalucía (creo que es de madera de peral, es precioso, con las varillas troqueladas, pintado a mano).

Un día, en uno de esos mercados a los asisto, una clienta me contaba que llevaba el abanico encima todo el año… pero que no llevaba sus abanicos más bonitos porque se le rompían. Normal, los llevaba dentro del bolso, junto con tropecientas mil cosas más.

Fue entonces cuando pensé en hacer fundas para los abanicos. Una forma fácil y bonita de tenerlos cuidados y protegidos. Y así poder utilizar esos abanicos tan especiales que tenemos, sin miedo a que se nos estropeen.

Las fundas están hechas con alegres telas de algodón. Y en el interior lleva una capa de guata, que además de dar consistencia a la funda, le da más cuerpo para que el abanico esté más protegido.

A partir del mes de abril, si el coronavirus nos lo permite, las podréis encontrar en la shop de tuttisu.com, en el apartado de fundas. Espero que os gusten y, sobre todo, que os parezcan prácticas. Ya me contaréis.

 

FUNDAS

 

Diseño en Tuttisu por Sandra G.
Lo más vendido y más llevado
  • Llavero Búho Rojo

    18,00 
  • Llavero Búho Coral

    18,00 
  • Llavero Búho Marrón

    18,00 
  • Llavero Búho Mostaza

    18,00 
  • Llavero Búho Gris

    18,00 
  • Llavero Casa Azul

    18,00 
  • Llavero Casa Azul Vintage

    18,00 
  • Llavero Casa Naranja

    18,00